NERVIOS Y CONTROL ESTRICTO EN LA SEGUNDA

El largo trazado de la segunda etapa, perfectamente plano, sólo ofrecía como emoción un viento costero que amenazaba la formación de abanicos. De otra forma, como se dijo en la previa, la etapa se definiría en un embalaje final. No ha sido ni lo uno, ni lo otro. El pelotón rodó con los nervios de…