BARDET SE DERRUMBÓ EN LA 20

La ovación era ensordecedora en el Velódromo de Marsella, que hoy servía de partida y llegada a la etapa 20 del Tour 2017. Una escena ya olvidada en la Ronda Gala, que antes acostumbraba cerrar en escenarios similares. La mayoría de ese público, lucía hoy una misma divisa, la del Ag2R, el equipo que puso a soñar a toda Francia con recuperar el campeonato de un tesoro nacional, la Grand Boucle. El hombre que concentraba toda esa atención, se llama Romain Bardet.

Atrapado entre defender su segundo lugar y buscar un campeonato utópico, el corredor con el dorsal 11 subió al partidor abrumado por la presión. Con los ojos bien abiertos, el rostro de Bardet revelaba la avalancha de pensamientos que oscurecía su capacidad para cumplir la prueba con unidad de propósito. El conteo regresivo tuvo que ser eterno. Es fácil imaginar cómo el ruido de las tribunas, que se ponían de pie mientras se escuchaba la cuenta hasta uno, amplificado por la coraza de su casco aerodinámico, sólo lo aturdía más. “¡Top!” sentenció el comisario, y Bardet se puso en marcha sobre su Factor Slick.

Los veintidós kilómetros del trazado se recorrían en poco menos de 30 minutos, aunque algunos se lo tomaron con más calma. 1,800 segundos, 3,000 revoluciones de la biela, 4,500 pulsaciones. Una confusión de cifras e ilusiones, se iba transformando en una ciénaga cada vez más profunda, en la que Bardet, pedaleando, apenas si hacía más profundo el hueco en el que se iba atascando. Penúltimo en el orden de partida, el del Ag2R, la esperanza gala, tenía por detrás la cacería de galgo al galope de un Chris Froome que nunca pensó que le daría caza. Pero, con el paso de los kilómetros, esa realidad se fue haciendo cada vez más patente. Hasta cuando el de amarillo tuvo al frente la caravana de fotógrafos, comisarios, cámaras de televisión y sueños rotos que se vaporizaban en una misma polvareda.

La meta se acercaba implacable, y Froome también. En el entreverado de curvas y contracurvas que servía de antesala a un túnel oscuro del que los corredores salían para encontrarse con los gritos del público que los recibía, las imágenes de televisión mostraban la silueta del líder a tiro de piedra de dar alcance a Bardet. Con las fuerzas que fue capaz de reunir, superando una frustración gelatinosa que lo invadía, el francés apretó el ritmo, consiguiendo salvarse de la deshonra que habría significado un sobrepaso. El cronómetro se detuvo para confirmar que, por la minúscula diferencia de un segundo, el del Ag2R conservaba un cajón en el podio de Paris, el tercero.

En el mismo parpadeo, cruzó la meta Chris Froome. El júbilo de los asistentes que le esperaban al final del estrecho de meta, fue contagiando a personalidades, periodistas, corredores y fanáticos. Tres veces campeón, “Froomey” sellaba el tiquete a su cuarto paseo triunfal por los Campos Elíseos. Seis segundos lo separaron de ser primero en la etapa. Algún par de esas unidades, muy seguramente, lo cedió como cortesía al evitar llegarle al favorito local. Se puede hablar ya, con tranquilidad, de la Era Froome.

En su propio universo, más lúcido y luminoso, completó la prueba Rigoberto Urán, aunque la presión le quizo hacer zancadilla, sin éxito. Corriendo la contrarreloj más  importante de su vida, “Mick Jagger” estuvo, de principio a fin, firme en la certeza de estar haciendo historia, para él y para su país. Metido en un enterizo negro y verde, sentado sobre una máquina que muchos criticaron, seguramente para suavizar el golpe de lo que creían iba a ser una derrota, Rigo tachó uno a uno, todos los puntos de la lista de chequeo que preparó para no dejarse sacar del podio.

Un susto, se llevó Rigo, ya dentro del Velódromo, cuando en una curva tuvo que hacer uso de su pericia, para controlar una frenada de emergencia que apenas vivirá como anécdota, en la crónica del año en el que fue segundo en el Tour de France. Como Parra, y después Quintana, Urán ocupa ahora un lugar en el exclusivo club de los Escarabajos que han acompañado sobre el podio, a diestra o siniestra, al campeón de una Ronda Gala.

Clasificación Individual Etapa 20

1. Bodnar
2. Kwiato +0:01s
3. Froome +0:06s
4. Martin +0:14s
5. Impey +0:20s

Clasificación General Individual

1. Froome
2. URÁN +0:54s
3. Bardet +2:20m
4. Landa +2:21m
5. Aru +3:05m

Clasificación Escarabajos Etapa 20

8. Urán +0:31s
30. Betancur +1:28m
36. Quintana +1:42m
133. Henao +3:27m
156. Atapuma +4:06m
158. Chaves +4:11m
167. Pantano +5:10m

Clasificación General Escarabajos

2. Urán +0:54s
12. Quintana +15:28m
18. Betancur +37:47m
29. Henao +1:16:32h
41. Atapuma +1:49:40h
46. Pantano +2:01:30h
63. Chaves +2:27:34h

El minuto a minuto del desarrollo de la crono, dando click en la imagen:

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s