NAIRO ES EL LÍDER DE LA INCERTIDUMBRE

Si algo queda claro después de este Giro d’Italia, es que el terreno de juego está cada vez más parejo en la máxima categoría del ciclismo profesional. La superioridad que ostentaban Quintana y Froome en años anteriores, queda en entredicho por la calidad de hombres como Tom Dumoulin o Ilnur Zakarin. Noventa horas y tres segundos tienen a Nairo como líder de una carrera que se ha llevado a velocidades asfixiantes sobre las subidas, y sin embargo, el bloque de favoritos pocas veces se rompió. Una paridad que llegará a su fin el domingo en Milán, después de una contrarreloj individual para la que unos, son favoritos por defecto, y otros, perdedores naturales.

La etapa del sábado, la última con montaña en cien ediciones de la Corsa Rosa, se presentaba como un doble dilema para Quintana, que tenía a toda costa que ampliar su ventaja contra Dumoulin, y en el proceso, idealmente, distanciar a hombres como Zakarin o Mollema, que pueden complicarle aun más las cosas en la Etapa 21, pero que eran también potenciales socios en la tarea. Vestido de Rosa, aunque con la obligación de atacar como si estuviera segundo o tercero, el capone del Movistar planteó una estrategia de dominación absoluta, guardando todas sus unidades para ir aplastando a la oposición durante 160 kilómetros, que incluían el Monte Grappa.

La posibilidad de un lanzamiento de gregarios que le dieran una remolcada en el sector final, se descartó por la dificultad que planteaba adelantar una fuga, en una etapa que se iba a llevar a tope durante todo el trayecto. Con la locomotora azul al frente del pelotón, la velocidad del tránsito hacia el primer premio de montaña de primera categoría fue siempre muy alta. Pero los principales jerarcas supieron conservar unidades que les guardaran su puesto en el pelotón. Ya sobre las eternas cuestas de Grappa, el Movistar fue perdiendo unidades, hasta llegar a tres. Winner Anacona, claudicaba ante el dolor del castigo al que él mismo se sometió en días paísados.

Con el descuento del boyacense, fue el Katusha de Zakarin el que pasó a comandar el lote. En ese momento, la veintena de hombres que quedaba como grupo Maglia Rosa, entró en modo supervivencia. Los rusos rodaban como un batallón de tanques del ejercito rojo, reportando bajas sin misericordia. Era claro que atacar en solitario, sobre ese puerto quedaba también descartado.

El descenso lo dominó Quintana con Andrey Amador, que tuvo tiempo hasta para preparar electrolitos, soltando las manos de la bicicleta a velocidades de espanto. Al fondo, 12 kilómetros separaban lo que quedaba de la carrera, de la subida a Foza. Una corta tregua para recuperar el aliento, de cara a un asalto que nadie necesitaba ocultar. Los kilómetros se acababan, la carrera se transaba al todo o nada.

Con la llegada de la subida, los telefónicos apretaron el paso. En el pelotón volvían las escenas de desangre, con varias unidades perdiendo paso de inmediato. Una herradura tras otra, era Andrey Amador el que cabalgaba en cabeza. Quintana muy atento. Vincenzo Nibali afilaba sus cuchillos y Dumoulin mantenía su ya tradicional sangre fría. Amador levantó la cabeza en una curva a la izquierda, Quintana se abrió levemente por la derecha. Flaqueaba el de Costa Rica. Y entonces, Nibali soló un par de cambios y se fue en solitario.

El ataque del “Tiburón de Messina” estiró lo que quedaba del grupo. El primero en perder la rueda fue Dumoulin. Amador, todavía con arrestos, llevó a su jefe hasta la rueda del italiano. Zakarin y  Pinot hacían lo suyo. Dumoulin cedía más metros. El grupo de adelantados llevaba una sola consigna, todos contra Dumoulin, pero el holandés, regulando, los conectó por detrás. Con el anuncio en el oído de todos, Zakarin volvió a acelerar. Esta vez con un cambio de ritmo que demostraba que no había salido a la etapa para nada menos que meterse al podio.

Con Dumoulin llegaban algunas unidades de apoyo El FDJ de Pinot ubicaba un hombre en cabeza del grupo que crecía. Pero Zakarin tenía otras ideas y lo volvíó a intentar. Esta vez con la compañía de Pozzovivo. La dupla abría una brecha importante, con el ruso haciendo el esfuerzo principal de romper el viento. El italiano se distanciaba del resto de favoritos, colgado de la estela de un Zakarin inspirado, pero acusando el esfuerzo. Quintana, que no podía hacer otra cosa, lanzó también un ataque.

El batazo de Quintana dejó impávido a Dumoulin. El del Sunweb no reaccionó a la primera, fiel a su estilo. Sólo Nibali entendía la magnitud de la situación y se hacía a la rueda del colombiano. Curva tras curva, la distancia con el holandés crecía. La carretera se hacía poca para la velocidad del boyacense. Pero no era suficiente. El paso constante del hombre blanco y negro, derrumbaba las arremetidas de la dupla colombo-italiana. Por delante, Zakarin seguía cabalgando fuerte, con Pozzovivo al anca.

Un duelo a muerte, con ataques en cámara lenta, a límite de las fuerzas de todos, se sucedían en un teatro de operaciones de 15 metros, en el que la retaguardia era siempre Dumoulin. Pinot, y luego Quintana, cambiaban de ritmo. Nibali los marcaba. Dumoulin cedía centímetros, impasible. Quintana volvía a levantarse sobre la bicicleta. Nibali se le unía. Pinot hacía lo suyo. Una y otra vez. Y Dumoulin que por fin parecía vencido.

Sin gregarios, Dumoulin encontró sociedad en un Bob Jungels que soñaba con recuperar el liderato de los jóvenes. El de Luxemburgo era el único que ayudaba al holandés en el empeño por no permitirle a los de adelante, una ventaja de proporciones. Segundos más y segundos menos, Foza se iba acabando. Las oportunidades de hacer un daño definitivo se esfumaban. Al coronar Foza, la ventaja no llegaba al medio minuto. El terreno se inclinaba hacia abajo y Dumoulin acechaba la fuga de rutilantes.

Quintana, Nibali y Pinot, a rueda del Tiburón, bajaban a lo que la gravedad les permitía. Zakarin y Pozzovivo aparecían por encima de las gafas. Dumoulin, con el esporádico auxilio de Jungels, trataba de recortar. El grupo de tres se volvió de cinco, con la consecuente desventaja que significaba incluir a Pozzovivo en el orden de los relevos. La ventaja se redujo a ser apenas visual. Quintana, lanzando su último cartucho, obligó a subir la velocidad. Pozzovivo se desprendía del grupo. La ventaja volvía a subir por encima de los 20 segundos.

El tira y afloje mantenía a millones de espectadores al borde de la silla. Un final de etapa agónico, con los mejores hombres de un Giro de leyenda agarrados de los bajos del manubrio, dejando la piel sobre sus máquinas. El último kilómetro recibió a la punta de carrera con Quintana al comando. El mayor interesado, hacía el mayor esfuerzo. Pozzovivo, metido de nuevo en el grupo más cotizado, aguardaba en la retaguardia.

Vendría un embalaje de lejos. Nairo, nervioso, aceleró de primero, siendo el primero en perder el aliento. Zakarin y luego Pinot lo dejaban regado. Después lo haría Nibali. Pero el francés fue más fuerte. Pinot, por delante de Zakarin se quedaba con la etapa y 10 segundos de bonificación que le valieron un tercer puesto en el podio provisional de Asiago. Apenas 15 segundos por detrás, pasaba Tom Dumoulin. Cansado pero en posición de asaltar el campeonato.

“No somos máquinas, no podemos controlarlo todo”, fueron las palabras de Quintana en la posterior rueda de prensa, en la que se mostró optimista pero cauto, a la hora de sopesar sus opciones del domingo. Esperanzado en tener una contrarreloj casi de milagro, el de Boyacá mantiene la mira en su objetivo inicial, “Mi única intención es ganar el Giro”, concluyó. La única verdad es que la carrera está abierta y el campeón se definirá en el último centímetro del trazado.

Fernando Gaviria, por su parte, cruzó la meta a 35 minutos del ganador del día, ratificando el campeonato de la Maglia Ciclamino. Un logro histórico que lo pone en la rampa de lanzamiento para convertirse en el mejor embalador de la historia. Lo dice Claudio Chiapucci, que de eso sabe alguna cosa.

 

Clasificación Individual Etapa 20

1. Pinot
2. Zakarin
3. Niba
4. Pozzovivo
5. Quintana

Todos Mismo Tiempo

Clasificación General Individual

1. QUINTANA
2. Nibali +0:39s
3. Pinot +0:43s
4. Dumoulin +0:53s
5. Zakarin +1:15m

Clasificación Escarabajos Etapa 20

5. Quintana 0:00
36. Henao +7:54m
75. Anacona +25:53m
138. Gaviria +35:57m

Clasificación General Escarabajos

1. Quintana
25. Anacona +1:23:32h
33. Henao +1:42:14h
130. Gaviria +4:28:32h

Dando click en la imagen, encuentra el minuto a minuto de la fracción:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s