LA PERSEVERANCIA TRIUNFÓ EN PIANCAVALLO

Cuando Mikel Landa cruzó la meta en primera posición, hoy en Piancavallo, consiguió un objetivo por el que todo el Team Sky había estado luchando sin cesar, desde que hace dos semanas, un carabinero echara al traste todas sus aspiraciones de protagonizar la General del centésimo Giro d’Italia. Cuando lo hizo Quintana, con tiempo suficiente para subirse al liderato de la carrera, también el Movistar recogía los frutos de la perseverancia que toda la escuadra venía invirtiendo en el propósito de destronar al poderoso Tom Dumoulin.

Nadie esperaba que hubiera acción en el frente de batalla con los favoritos, antes de los últimos 15 kilómetros del día, en Piancavallo, sin embargo, el Bahrain de Nibali y el Movistar de Quintana recogieron el guante que arrojó ayer Dumoulin, atacando al líder en el primer tercio de la etapa. El holandés, confiado en su superioridad, se ubicó mal al inicio de una bajada, a lo que las dos escuadras principales de la carrera, respondieron apretando el paso.

Pronto, Dumoulin estaba cortado, con apenas compañeros que lo asistieran, teniendo que recortar una ventaja que aumentaba. La tabla de salvación del hasta ese entonces primero en la General, fue Adam Yates. El del Orica, también cortado, veía como su rival en la clasificación del mejor joven, rodaba en el grupo de avanzada, con Quintana y Nibali. Aún sin gregarios, Dumoulin pudo recortar la diferencia, recostado en el trabajo de otras escuadras con intereses.

Sobre la segunda subida puntuable de la fracción, ya el grupo de favoritos rodaba de nuevo con el líder entre sus filas. Vendría un largo sector de tránsito hasta el pie de puerto en Piancavallo, donde los gregarios de los principales favoritos lograron de nuevo acercarse a sus jefes para comenzar la tarea de rehidratar y alimentarse. La etapa volvía a quedar a la expectativa de esa última llegada en alto. La pregunta que rondaba en el aire era, ¿tendrá Dumoulin con qué resistir los ataques, después lo que invirtió en la cacería?

Para el momento en que los líderes volvieron a reagruparse, varios corredores de la escapada incial del día, rodaban en el grupo sin saber muy bien cómo reaccionaría la carrera. Cuando quedó claro que los patrones del pelotón no se harían daño antes del remate, comenzaron a salir unidades a buscar la vanguardia. Sebastián Henao y Mikel Landa se lanzaron a su suerte, buscando el triunfo que les había sido esquivo. El pelotón les firmó una patente de corso y la ventaja subió pronto por encima de los 12 minutos.

Con esa amplia renta, llegó la fuga a Aviano, a pie de puerto. Los ataques comenzaron con Pierre Rolland que buscaba seleccionar el grupo. Pero serían Luis León Sánchez y Rudy Molard los que consiguieran adelantarse en las primeras cuestas. Henao ponía paso en la persecución, pero Landa parecía no tener con qué soportar los 15 kilómetros de subida. El colombiano del Sky nunca abandonó a su jefe, poniendo un paso de alcance y selección. Sánchez, fiel a su estilo, pedaleaba pesado, con más toque que revoluciones. Molard apenas resistía.

En el pelotón, con la montaña a la vista, el Bahrain subió la temperatura, buscando crear un fuego que cocinara definitivamente a los gregarios de Dumoulin. Una tarea en la que fueron muy exitosos. Apenas Simon Geschke pudo resistir la embestida. Un sacrificio que probaría ser invaluable para Dumoulin. Quintana, con hombres en la fuga, se iba quedando solo, mientras guardaba su carta preferida: Winner Anacona. El líder, jugando la mano de todos los días, no aparecía en la punta de su grupo.

La pendiente se hacía más pronunciada para el pelotón, a lo que Anacona respondió prendiendo la aplanadora que ya lo caracteriza. Unos segundos después, ya el pelotón se había reducido a su mínima expresión. Dumoulin, pegado a la cola del grupo, comenzaba a dar muestras de fatiga. Esta vez no era su sangre fría la que movía su lugar en el grupo. Era el mal día que sus rivales esperaban. Anacona no cedía en el empeño de torturar al lote. Pellizotti se guardaba a su rueda, para hacer lo propio cuando el turno le correspondiera al Bahrain. Nibali y Quintana comandaban la ofensiva unos metros por detrás.

Mikel Landa, en la fuga grande, con Sánchez todavía decidido a la vanguardia, parecía desfallecer, a lo que Rui Costa respondió con un ataque. El portugués y excampeón del mundo, pronto estuvo a la rueda del hombre del Astana que marchaba en punta. Detrás, perseguía Pierre Rolland, inspirado en conseguir una segunda etapa en esta Ronda Itálica. Henao seguía poniendo un paso fuerte, que le permitió a Landa saltar del grupo con decisión. Una vez a las espaldas del de Emiratos, el español no esperó y lanzó otro ataque, esta vez definitivo, y se fue en solitario hasta la meta.

Los favoritos, nueve minutos por detrás de la batalla entre los que iban por la etapa, no mostraban intenciones de hacerse daño. El paso de Anacona era endemoniado. Nadie tenía arrestos para pensar en nada diferente que sobrevivir hasta la meta. Pero, por los radios, las noticias sobre los metros que cedía Dumoulin, seguían llegando. Era obligatorio atacar. Había que cobrarle al líder la osadía del jueves y el descuido de los primeros kilómetros.

El puerto, que se va haciendo más suave, cuanto más alto se va llegando, requería de un cambio de revoluciones importante en el primer sector. Con la tarea cumplida a cabalidad, Winner Anacona se abrió hacia un costado. Los pocos hombres que quedaban en el lote, contuvieron la respiración esperando que Quintana alzara el vuelo. 10 metros, 20 metros, 30 metros…

El “Cóndor” de Cómbita hace un movimiento, pero es hacia el costado. Voltea a mirar lo que queda del grupo. No ataca. Regresa a la fila, por detrás de Nibali y Pinot. Queda claro que las fuerzas están al límite para todos. Dumoulin ya rodaba desconectado del grupo. Simon Geschke no lo desamparaba, pero el paso no era suficiente para remontar la diferencia. Pellizotti pasó al frente. Era el último de los lanzadores de montaña que quedaba en el grupo. De inmediato, el paso se hizo más fuerte. Unos segundos después, el mismo Vincenzo Nibali, le daba la instrucción a su escudero, de bajar el ritmo. Quiso ocultar el gesto, pero la cámara lo detectó implacable.

El italiano redujo levemente el paso. La fila se volvió a hacer compacta, pero Dumoulin no podía sino verlos cada vez más lejos sobre la cuesta. Nibali y Quintana respiraban aliviados. Pellizotti comenzaba a apretar los dientes, eran sus últimas pedaladas al comando del grupo principal. Justo cuando Nibali veía a su gregario claudicar, llegaba el ataque de Pinot. El francés tenía reservas y tomaba la decisión de usarlas para remontar.  Nadie pudo responder a su aceleración. Ni Quintana, ni Nibali. Zakarin y Pozzovivo, que rodaban en ese grupo, tampoco daban muestras de querer marcar ellos la rueda del francés. La únca reacción fue del mismo Pellizotti, que trató por unos segundos de volver a ponerse delante del Tiburón de Messina, pero era en vano.

Y entonces, saltó Vincenzo Nibali del grupo. Un cambio de ritmo fortísimo al que respondieron Quintana, Zakarin y Pozzovivo. El del Movistar apenas subió la cadencia, el ruso y el del Ag2R, se pararon en pedales y no frenaron cuando encontraron a Nibali. Quedaba Nairo cortado. Sacudiéndose la sorpresa, Quintana reaccionó poniéndose a rueda del jefe del Bahrain. Zakarin y Pozzovivo trataban de reconocer en el rostro de Nibali y el de Cómbita la verdadera profundidad de su fatiga. Saltaban chispas desde ese grupo, anticipando un ataque brutal contra el colombiano, cuando en una curva a la derecha, apareció J.J. Rojas con un bidón providencial para su jefe. El telefónico se había adelantado en la segunda fuga del día. Quizá el movimiento táctico más valioso de la jornada, y está por verse si de todo el Giro.

Unos metros por delante, aparecía Visconti, ahora trabajador de Nibali, a cumplir con el mismo deber de Rojas: resucitar las esperanzas del campeón defensor. Con Rojas y el ex-Movistar poniendo paso, las cosas para Dumoulin estaban aún más complicadas. Faltaban tres mil metros a meta, en el momento en el que Ilnur Zakarin y Domenico Pozzovivo atacaban por última vez a la máxima jerarquía de la carrera. Esta vez, nadie hizo el menor intento por contenerlos.

Zakarin, con la aguja en la franja roja, y Pozzovivo en las mismas condiciones, abrían brecha con dificultad pero sin resistencia. El ruso, más interesado que el italiano, le pedía que lo relevara, el del Ag2R apenas si daba alguna mano en punta. Pero el empeño les daba frutos, se distanciaban. Por delante les quedaba Pinot, que iba inspirado a meterse de lleno en la lucha por el campeonato. Ya dentro del último kilómetro, Zakarin y Pozzovivo parecían alcanzar al del FDJ, que alcanzó a cruzar la meta sin compañía. Calculadora en mano, empezaba la cuenta regresiva para el arribo del líder.

Pronto aparecerían Quintana y Nibali en el estrecho de meta. 15 segundos, 45 segundos, un minuto. Dumoulin, con una fila de rémoras a su rueda, trataba con lo último de controlar los daños, pero sin cruzar la raya, ya había perdido su Maglia Rosa. Un minuto y nueve segundos después del Cóndor de Cómbita, paraba los cronómetros el holandés, que llevaba media carrera como líder. Los comisarios comenzaban la tarea de computar los tiempos para declarar el nuevo statu quo en la parte alta de la tabla. Era la última oportunidad de remontar y abrir brecha, y así se hizo.

Clasificación Individual Etapa 19

1. Landa
2. Costa +1:49m
3. Rolland +1:54m
4. Bilbao +2:12m
5. HENAO +3:06m

Clasificación General Individual

1. QUINTANA
2. Dumoulin +0:38s
3. Nibali +0:43s
4. Pinot +0:53s
5. Zakarin +1:21m

Clasificación Escarabajos Etapa 19

5. Henao +3:06m
16. Quintana +8:21m
48. Anacona +19:26m
142. Gaviria +28:11m

Clasificación General Escarabajos

1. Quintana
26. Anacona +57:39m
38. Henao +1:34:20h
130. Gaviria +3:52:35h

El minuto a minuto de la jornada lo encuentra dando click en la imagen:

 

 

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s