DISPAROS DE SALVA SOBRE EL ETNA

La estrella italiana, Vincenzo Nibali, no resistió la tentación de ser protagonista en su patria chica, lanzando un ataque inocuo que Nairo Quintana respondió por poder notariado, enviando a uno de sus escuderos a reconvenir al “Squalo” de Messina, sin que el de Cómbita haya perdido un segundo la compostura. Por delante, Jan Polanc dejaba hasta la última gota de sudor sobre su bicicleta, para concretar una victoria que comenzó a planear desde que se metió en la fuga del día. Fernando Gaviria, por su parte, exprimió cuanto más pudo la propiedad de la Maglia Rosa, sin dejar por ello de trabajar para dejar bien ubicado a Bob Jungels, su capo squadra, que ahora es el primero en la clasificación general.

El disparo de salva de Nibali fue la única acción ofensiva que se desarrolló entre los mariscales de la carrera, que prefirieron ser conservadores y esperar que la carrera esté más madura para mostrarse los dientes. Sin embargo, la Clasificación General comenzó a decantarse, filtrada por la prueba del Monte Etna, que dejó como resultado la desaparición de los embaladores de la primera página del listado. Todos los aplausos del día se los llevó un aguerrido Jan Polanc, del United Arab Emirates, que a pesar de dar muestras de fatiga, pedaleó sin tregua hasta cruzar, incrédulo, la línea de llegada.

Fernando Gaviria se vio envuelto en una confusión que terminó desatando una caída sin mayores consecuencias, que pasará a los libros como la anécdota curiosa de la jornada. En una curva a la derecha, el antioqueño extravió la ruta -que estaba mal demarcada, hay que decirlo- generando caos en la cabeza del lote, con lo que varias unidades terminaron mordiendo el polvo; entre ellas, varios corredores del Katusha, Zakarin incluído. El ruso, que ya sabe lo que es retirarse por siniestro, terminó siendo segundo en la fracción, recuperando algo del tiempo perdido frente al resto de jefes de novena.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Cristian dice:

    Coincido que el ataque de Nibali fue inocuo, pero seamos más realistas, Quintana sólo siguió al tren que fue tras el ataque del Squalo. Además Nibali atacó y no siguió acelerando al ver que atrás venían todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s