LA GUILLOTINA EN EL PELOTÓN

Estaba advertido, eran múltiples las voces que abogaban por impedir su uso. Se dijo muchas veces que los frenos de disco en el pelotón serían una guillotina. Y ha sucedido. La Paris-Roubaix suma a su infinito listado de momentos históricos del ciclismo, el infame honor de inaugurar las lesiones terroríficas que pueden causar los discos en el pelotón. El afectado esta vez ha sido Fran Ventoso, del Movistar Team.

[Actualización: Ventoso le echó leña al fuego de la polémica con los frenos de disco.]

Es una movida comercial. Por años se ha descendido a máxima velocidad, frenando con zapatas sobre rines de carbono y, hasta el momento, se había hecho con pocas o ninguna queja. Sin embargo, la UCI, encargada de regular estas cosas, tiene también compromisos importantes con fabricantes que necesitan la publicidad que se produce cuando los profesionales se muestran en televisión usando un determinado componente.

Hace años se venía hablando de la viabilidad de permitir el uso de este sistema de frenado. Sus beneficios y desventajas. La UCI dejó entender que la aprobación estaba sujeta a un estudio científico previo. Los ciclistas se dividían entre la indiferencia y la abierta crítica.  La principal preocupación no tenía tanto que ver con las superiores prestaciones en el frenado, como con la peligrosa posibilidad de cortes de importancia y hasta amputaciones derivadas del contacto de los miembros expuestos con los discos, que además, pueden alcanzar temperaturas altísimas.

Este domingo, superado el kilómetro 140 de los 258 pactados, Fran Ventoso se vio involucrado en una caída masiva en la que el disco delantero de una BH G7 Disc, del equipo Direct Energie, le produjo una laceración profunda (algunos reportes de corredores y otros testigos, hablan de que sólo la tibia pudo detener el corte) en la pierna izquierda. Las imágenes de Ventoso, tendido a un costado de la vía, la angustia en sus ojos, denotan la magnitud del corte. Y la Roubaix es una carrera plana donde los discos no alcanzan temperaturas tan altas como en una jornada montañosa.

Tras el incidente, las voces de los ciclistas, activos y en retiro, que le piden a la UCI que reconsidere su posición frente a este sistema de frenado, se han incrementado.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Felo dice:

    “Por años se ha descendido a máxima velocidad, frenando con zapatas sobre rines de carbono y, hasta el momento, se había hecho con pocas o ninguna queja.”

    Es la ilusión de control. La misma razón por la cual mueren muchísimas más personas en incidentes con carros que en incidentes con aviones, pero son estos últimos los cuales inspiran pánico en algunas personas. Los rines de carbono “funcionan si uno sabe usarlos”, en teoría, pero esto no ha parado a que uno y otro y otro y otro profesional (Beloki en el Tour es el incidente que más me acuerdo, pero el de Quintana en la Vuelta -quien inculpo directamente a los frenos- y Soler en Suiza son más pertinentes para los Colombianos). Las zapatas, aún las Kool-Stop, sobre ruedas de carbono son muchísimo más peligrosas que los discos, particularmente para los aficionados, pero los errores son en últimas culpa del ciclista, lo que no es el caso con un objeto relativamente corto-punzante (mucho menos, sin embargo, que los radios aerodinámicos que muchas veces tapan) y sobresaliente como los frenos de disco. Estos tienen el potencial de lesionar indiscriminadamente, es más difícil inculpar a las propias víctimas en casos como lo que aparentemente pudo haber pasado con Ventoso.

    Además es muy difícil hacer cambios basados en hipotéticos. Esa es la razón por la cual los cinturones de seguridad tuvieron una innecesariamente prolongada introducción (en la que aún siguen en Colombia) -puro marketing de Volvo, rechinaban, hemos venido manejando carros sin eso por décadas. Y recaían en los casos niños muertos en las sillas delanteras, y ahogados y quemados dizque por no poderse soltar. No estoy diciendo que los casos sean completamente iguales, obviamente hay diferencias gigantes en dimensiones y particulares, pero estoy totalmente convencido que los frenos de disco son muchísimo más seguros para globeros como yo. Y sospecho que todo sumado son mucho más seguros para profesionales, compensación de riesgo o no, coberturas o no. Pero bueno, difícil comprobar los hipotéticos, y fácil tomar medidas mediáticas que pueden ser mucho más costosas en términos de vidas y lesiones tanto de profesionales (que en fin de cuenta claro que deben ser consultados, pero también espero que sean asesorados en esa consulta) como de los amateurs que los imitan en entrenamientos y gran fondos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s