EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD. ENTREVISTA CON ESTEBAN "EL CHAVITO" CHAVES. (PARTE 1)

En 2013, apenas comenzando la temporada, Colombia casi pierde a una de las más grandes promesas del ciclismo que haya surgido en las últimas décadas. Un joven, entonces con 23 años, formado en las escuelas de ciclismo bogotanas, y aupado por un padre completamente enamorado del deporte de las bielas. Para el momento de ese brutal accidente, ese ciclista menudito, ya había ganado el Tour de l’Avenir y había sido el protagonista de varias carreras en el Viejo Continente.

Esteban “El Chavito” Chaves. Foto: La Cadenilla © 2014.
Esteban Chaves no empezó siendo el mejor ciclista de su generación. Chaves no fue un niño prodigio, que se acostumbró a ganar desde temprano. “El Chavito” supo mantenerse constante y, con disciplina, subir la larga escalera que hay entre aprender a montar en bicicleta y el poder correr más rápido que los demás, en un pelotón con los mejores pedalistas del mundo.
Fue precisamente en ese momento, cuando las sensaciones eran las mejores, cuando la sumatoria de miles de kilómetros de competencia empezaba a llevar a la madurez al fuera de serie que hay en las piernas de este escarabajo, que se atravesó el infortunio y puso en riesgo toda esa dedicación, todo el empeño y los sueños de otro de los grandes de esta generación de Los Escarabajos.
La Cadenilla conversó con Chaves a cielo abierto, en las montañas de Tocancipá, cerca a Bogotá, mientras su hermano menor, Bryan, corría una carrera de ciclo montañismo. A pocas horas de subirse a un avión, y a solo días de regresar a las competencias en la élite mundial. Con la incertidumbre a flor de piel, pero con la tozudez de los que quieren siempre ganar. Y con esa eterna sonrisa.

Esteban, muchas gracias por recibir a La Cadenilla y por regalarnos estos minutos para conocerlo y poder contarle a nuestros lectores quién es, de dónde viene y para dónde va “El Chavito” Chaves.

Empecemos por el comienzo: Cuéntenos, ¿cómo fue que llegó al ciclismo? Sabemos que su padre es más que un enamorado de las bicicletas. ¿Cómo fue que usted terminó dedicándose a las bielas?

Yo empecé a montar en bicicleta a los 13 años, con mi papá. Fue para una carrera que hice, un duatlón. Yo era atleta.  Era un duatlón familiar, de 4 kilómetros trotando y como 20 en bicicleta.

¡Es decir que sus primeros coqueteos con la bicicleta fueron de una vez compitiendo!

Sí, compitiendo. Y me fue mejor en bicicleta que corriendo. Y, ¡supuestamente era atleta! -Chaves es un hombre que está constantemente sonriente y se ríe siempre de sus propias ocurrencias-.

¿Y esa es la misma anécdota de su antojo por una bicicleta en especial. Su primera bicicleta? ¿Cómo es esa historia?

Mi papá la pidió prestada para esa carrera, para el duatlón. Esa bicicleta era del profe Oliverio Cárdenas, y a mi me quedó gustando. Entonces yo empecé a pedirle y pedirle a mi papá que la compráramos. Al final, decidimos comprarla. En esa empecé a montar en bicicleta.

Era una cicla hecha acá, pero estaba pintada como Colnago. Era un bicicleta pequeña, de niño. Tenía todo Campagnolo. Era súper bacana.

Cumplido el antojo, ¿qué pasa? ¿Como empieza a ponerse serio con el ciclismo?

Después de tener la bicicleta, empezamos a preguntar y encontramos una escuela de formación ciclística. Era el Club Monserrate. Antes no era como ahorita, que los muchachos solo salen a entrenarse y ya, sino que íbamos al velódromo, hacíamos gymkhanas*, nos enseñaban a montar en la pista. Era realmente formación. Ahora mismo, eso hace falta con los niños en Bogotá.

*Gymkhana es una serie de ejercicios de habilidad, con origen en la equitación, pero con grandes resultados en la formación de ciclistas de todas las disciplinas.

Íbamos a los chequeos; a veces salíamos a rodar los fines de semana, otras veces no; salíamos a los circuitos… Y así fue mi categoría infantil. Luego ya pasé a pre-juvenil, y entonces ya se puso un poquito más serio. Ya toca empezar a entrenar con la Liga, uno va a los campeonatos nacionales, a la Vuelta al Futuro. Y así es que empieza todo.

Esteban Chaves. Foto: Cycling Inquisition.

¿Como fueron esos primeros años de competición? ¿Cómo le fue en esas primera pruebas?

Los primeros nacionales solo corrí ruta. Porque uno corre dos años de pre-juvenil y dos de juvenil. De pre-juvenil de primer año quedé noveno en la ruta y no corrí pista. Luego corrí la Vuelta al Futuro y quedé 16.

El siguiente año corrí otra vez los nacionales, pero corrí pista y ruta.  Quedé sub-campeón en la prueba por puntos; quedamos medalla de bronce en la persecución por equipos; en la contrarreloj quedé segundo; y en la ruta me metí ahí en un embalaje, pero no recuerdo bien como quedé. Ese año, en la Vuelta al Futuro, quedé como 70.

Después ya pasé a la juvenil, al mismo tiempo que se hizo el equipo de Bike House, que dirigía “El Parlante” Agudelo. Con ellos corrí las dos Vueltas del Porvenir. En la primera, que fue en Antioquia, quedé como de 20. En la siguiente, que fue en Cundinamarca, quedé de sexto. También, como juvenil de segundo año, quedé campeón nacional en el scratch, en la pista.

Ya a los 19 años, pasé al Colombia es Pasión. Ahí estuve hasta los 21. Después, con 23 y 24 años, estuve en el Team Colombia Coldeportes, y ahora en el Orica.

Detengámonos un momento en ese periodo del Colombia es Pasión. ¿Cómo fue estar bajo la batuta del profesor Saldarriaga?

Bien. Con el profe [Luis Fernando] Saldarriaga, con el profe Jenaro [Leguizamo] y con el profe Oliverio [Cárdenas], me fue bien. Cuando yo estaba en la Liga de Bogotá, el entrenador era Saldarriaga, nunca perdimos la pista con él. Cuando fue la Vuelta al Porvenir, me dijo: Si hace un buen resultado, entramos al equipo. Y así fue. El profe fue el que habló por mi y entramos al equipo, como primer año sub-23.

Esteban Chaves y Luis Fernando Saldarriaga. 

El primer año fue el más duro, porque tuve una lesión y duré los primeros seis meses sin correr. Luego hice la primera carrera, que fue la Clásica del Carmen de Viboral, que también estuvo difícil, pero ahí terminé. Luego estuvimos acá, en la Vuelta a Cundinamarca, que me fue bien. ¡Quedé de líder! Esa fue la primera vez que gané con ellos.

Fue bonito porque estaban corriendo todos, porque faltaba poquito para el Clásico [RCN]. Entonces estaban todos los equipos, la carrera estuvo bien organizada. Y todos decían que el “chiquitico” le había ganado a Sevilla, que le había ganado a Don José [“Chepe” Castiblanco], que le había ganado… ¡mejor dicho! Al otro día salí de líder pero perdí el liderato. -Siempre entre risas-. A la final gané la sub-23, que la disputé con Camilo Castiblanco, en un circuito en Cogua. Y ahí empecé bien.

En general, trabajar con el Colombia es Pasión fue muy bonito.

Esteban Chaves vestido de líder en la Vuelta a Cundinamarca de 2009. Foto: Colombia es Pasión.

¿Y es entonces cuando llega la oportunidad de ir a Europa, cierto? ¿Cómo fue ese primer viaje con el Colombia es Pasión?

Fue a los 20 años. Como segundo año de sub-23. Teníamos que hacer la Copa de Naciones para poder clasificar al Tour de l’Avenir. Entonces hicimos la Copa de Naciones en Portugal, hicimos una carrera en Mallorca de amateurs, hicimos otra Copa de Naciones en Italia. Estuvimos en Europa, la primera vez, como dos meses.

Después regresamos a correr algunas carreras aquí en Colombia. Viajamos a Canadá a hacer una carrera de la Copa de Naciones, también. En esa nos fue bien, porque [Camilo Suarez] Albarracín quedó segundo y se cogieron los puntos para ir al Tour de l’Avenir.

A final de ese mismo año, volvimos a Europa para correr la última carrera antes del Tour de l’Avenir.

Ese es el Tour de l’Avenir que ganó Nairo Quintana. Uno en el que el Colombia es Pasión hizo moñona. Usted estuvo portando la camiseta de las pepas rojas, la de Los Escarabajos. ¿Qué recuerda de ese Tour de l’Avenir y por qué al final no fue usted quien se quedó con el Maillot a Pois Rouges?

Jarlinson Pantano y Nairo Quintana. Tour de l’Avenir 2010.


Bueno, lo que pasó es que yo iba líder de la montaña pero me caí y se quedó con la camiseta [Jarlinson] Pantano. Ese día yo salí con la camiseta de las pepas, luego, en una bajada, me quedé y terminé con el grupetto. Subimos al último premio de montaña. Ya íbamos suave, porque era el grupetto… era el último grupetto. Bueno, subimos ese premio y, bajando, en una curva a la derecha que estaba entre árboles, cuando uno terminaba de girar, los árboles se desaparecían. Estaba haciendo mucho viento y cuando yo cogí la curva, el viento me sacó de la carretera y caí de cabeza.

Se inflamaron unas vértebras, eso salió en la resonancia que me hicieron, y entonces dijeron que lo mejor era que no corriera al otro día. Y ahí le quedó la camiseta a Pantano.

Nairo Quintana gana el Tour de l’Avenir en 2010. Foto: Gilberto Chocce.

Y llega el Tour de l’Avenir del 2011. ¿Cómo fue ese Tour?

Bueno, como ya había ganado Nairo, entonces no hicimos las Copas de Naciones, porque ya estábamos clasificados. No recuerdo bien si ese comienzo de año corrimos en Europa o no. De todas formas, corrimos aquí en Colombia.

Ese año las dos principales cabezas éramos Nairo y yo. Un día, Nairo quedó en un corte atrás. Por delante quedamos como unos 20 corredores. Y, preciso, al grupo de Nairo le pasó el tren. Entonces yo quedé como el hombre en cabeza del equipo.

En la etapa dura de montaña, que fue muy difícil, porque tuvimos muchos problemas con la bicicleta de Nairo, con mi bicicleta, fallaron los cambios… De todo, yo quedé segundo en la general, a siete segundos. Faltaban las últimas dos etapas.

En la última etapa quisimos dejar al líder. Lo intentamos en una subida y no se quedó. Faltaba una subida, pero de un kilómetro, ¡no era nada! Yo ya me había entregado. Ahí fue cuando atacó Michael Rodriguez con un italiano, Mattia Cattaneo, que quedó de tercero en ese Tour. Yo salí a marcar al italiano, porque él iba detrás de nosotros, también. Y así nos fuimos. Hicimos la última bajada, de siete kilómetros, y le sacamos más de 20 segundos al grupo. Faltaban unos seis kilómetros planos y el lote no nos alcanzó.

El líder no tenía equipo, entonces le tocó ponerse sólo al frente, mientras que adelante éramos cuatro cambiando [por relevos**], y al final gané el Tour por siete segundos.

**En un grupo de ciclistas, la posición de adelante, la de quien rompe el viento, se va relevando entre quienes lo componen. Esto ahorra energía y ayuda a rodar a mayor velocidad, por más tiempo.

Esteban Chaves flanqueado por el gran Bernard Hinault, al proclamarse campeón del Tour de l’Avenir. Foto: Phoca.

Ese día usted tuvo problemas con su bicicleta. Y salvó el día gracias a Nairo Quintana, y a una pequeña “trampa” que hicieron con el vehículo de asistencia del equipo. ¿Qué fue lo que pasó ese día con las bicicletas y cuál fue la “jugada” que hicieron?

Fue en uno de los premios de montaña. El grupo se había partido y habíamos coronado adelante. Cuando uno va subiendo, va con el plato pequeño. Para empezar a bajar, yo hice el cambio al plato grande, y la cadenilla se cayó. Cuando miré, estaba toda enredada en la biela. A mi se me vino todo abajo. No sabía que hacer. Ahí llegó Nairo y me dijo: “¡tome mi bici!” y me la entregó. Pero él usa biela 172††, y yo uso 175, era muy incómodo pedalear con esa bicicleta.

Para los no iniciados, “plato” se llama al piñón que mueve la cadenilla en la zona de los pedales. En el centro de la bicicleta. En las bicicletas de ruta se usan solo dos platos. En las de MTB, generalmente, se usan tres.
††Milímetros. El largo de la palanca que une pedal y plato.

El daño en la biela que dejó el percance mecánico de Chaves, en el Tour de l’Avenir de 2011. Foto: La Cadenilla © 2014.

Luego volvió Nairo y me dijo que cambiáramos otra vez, y me entregó mi bicicleta. Pero cuando me monté en esa bicicleta, estaba mal. Cada tanto algo saltaba en la pacha***. Lo malo era que la carrera ya se había puesto feita y no había tiempo de bajar al carro.

***Pacha: el juego de piñones que va en la rueda trasera.

Ahí fue cuando el Profe Saldarriaga pasó adelante con Jimmy, el mecánico. Ubicaron el carro a un costado, y me dieron otra bicicleta, casi a escondidas. Era mi bicicleta de repuesto, con mis medidas. Y con esa bicicleta terminé. ¡Ese día nos pusieron una multa de 50 o 100 marcos suizos, por hacer esa “hazaña”!

Es que uno no puede cambiar de bicicleta así, no se puede hacer al frente. Uno debe bajar hasta el fondo del pelotón y allá, cambiar la bicicleta. En eso consistió la “trampa”.

La bicicleta de Esteban Chaves, con la que corrió el Tour de l’Avenir en 2011. Foto: La Cadenilla © 2014.

Al año siguiente, en 2012, es cuando se conforma el Team Colombia Coldeportes. Usted entra inmediatamente a pertenecer a ese equipo. El primer equipo completamente colombiano con posibilidades de regresar a alguna de las tres grandes carreras del mundo, en más de dos décadas. Especialmente se hablaba del Giro d’Italia, precisamente porque el equipo iba a ser dirigido por Claudio Corti. ¿Cómo se da su paso al Team y cómo fue adaptarse a lo que ese cambio implicaba?

Eso fue después de ganar el Tour de l’Avenir. Salió la noticia de que iban a hacer un equipo de Coldeportes. Que iba a ser dirigido por Claudio Corti, que íbamos a estar radicados en Europa. Que posiblemente estaríamos en el Giro, porque Claudio había trabajado con el Barloworld y tenía muchos contactos allá.

Y así fue. Empezamos a trabajar con Claudio. Nos radicamos en Italia. Que fue un gran cambio. Totalmente. Ya no entrenábamos acá, sino allá, con el frío. Haciendo todo el calendario italiano, las carreras difíciles. Un cambio fuerte.

Chaves, Luis “El Jardinerito” Herrera y Claudio Corti.

¿Qué carreras alcanzó a hacer en esa temporada?

Hice el Trofeo de Laigüeglia, Tirreno Adriático, Tour de Turquia, el Giro del Apenino… No las recuerdo todas.

¿Y cómo le fue en general en esas carreras, en esa primera temporada completamente europea?

Los primeros seis meses me fue muy mal. La Tirreno Adriático, que era la primera carrera WorldTour del equipo, no la terminé. Subieron más rápido Cavendish y Cancellara que yo. No es que yo esté diciendo que ellos son malos ciclistas, pero se supone que yo era el escalador del equipo y que el equipo era de escaladores, entonces… Pues fue muy difícil.

Nos cambió la perspectiva del ciclismo. Para mi y para muchos de los compañeros. Porque aquí uno está muy consentido, uno va y entrena siempre a 20 grados, hace 40 kilómetros de subida, y chévere, bacano. En cambio, uno llega allá y se da cuenta que toca hacer mucho más. Que toca salir a entrenar cuando llueve, cuando hace frío. Hacer seis horas, siete horas. En cambio acá uno entrenaba tres o cuatro y con eso ya tenía. Aquí la altura ayuda, es diferente.

En todo caso, los primeros seis meses la experiencia fue así. En las carreras siempre me iba mal. Quedaba siempre en el último grupetto. Cuando la carrera se partía, y quedaban los mejores adelante, yo quedaba siempre atrás.

Chaves, corriendo para el Team Colombia, durante la 62a Vuelta a Colombia, en 2012.

Ya luego, llegamos acá y nos entrenamos acá. Y eso ayuda, porque se le despeja a uno un poco la mente. Ese año hicimos la Vuelta a Colombia. Después de la Vuelta, hicimos la segunda parte de la temporada y, por fin, me fue muy bien.

Gané la última etapa de la Vuelta a Burgos, y quedé tercero en la general. Luego gané Camaiore. Pero ahí se me acabó la pila, entonces las carreras empezaron a ir un poco para abajo. Además teníamos en mente el mundial, que me fue bien, quedé de sexto. Sumándole que era mi último año como sub-23, y teníamos que hacerlo bien. Aunque lo podría haber hecho mejor, ¿no? Uno se siente… Sexto, juepucha, y llegar ahí. Bueno… -Hay risas. Chaves cambia fácilmente del tono introspectivo, a uno en el que termina mejor riéndose de lo que seguro es un leve remordimiento de consciencia.-

Esteban venciendo a Sergio Luis Henao en la Vuelta a Burgos de 2012.

Y así terminó un buen 2012, Esteban. Uno que necesariamente tenía que ser difícil, por el reto que les representó a todos ustedes viajar a Europa a correr en el Team Colombia. Un equipo que despertó muchas expectativas y que reavivó un sentimiento muy fuerte, que estaba latente en Colombia. El del orgullo que se siente al saber que los mejores escaladores del mundo son Los Escarabajos y que un equipo netamente colombiano estaría de nuevo corriendo una de las tres grandes. ¿Cómo se recibió la noticia y de qué manera empezaron a preparar el regreso, dos décadas después, al Giro d’Italia?

Nosotros terminamos el 2012 sumando los kilómetros que se necesitaban. Entrenando todo lo que hacía falta. Y ahí llega la noticia del Giro. Todos quedamos super contentos. Hicimos la primera carrera, que fue el Tour del Mediterraneo. Para ser mi primera carrera del año, anduve muy bien. Subimos el Mont Farón, que siempre se sube en esa carrera. Subí 15, como a un minuto del primero, que fue Christophe Peraud.

Era la primera carrera, y en comparación a como había empezado el año anterior, era un cambio muy bueno. Yo me sentía mucho mejor, porque, ¿empezar así de bien? ¡Bacano! Después de eso hicimos otra vez el Trofeo de Laigüeglia y ahí fue la caída.

-El semblante y el tono de la voz de Esteban cambian inmediatamente. La sombra de esos días aciagos, aún persigue al “Chavito”.-

Los detalles de esa caída, las heridas que sufrió el bogotano, y cómo ha sido la recuperación, en la segunda parte de la entrevista de La Cadenilla con Esteban Chaves.

No olvide usar la sección de comentarios. Para nosotros es muy importante conocer sus opiniones. ¡Ese espacio es suyo! Tampoco deje de seguirnos en Twitter y Facebook, para estar enterado de cada detalle de lo que sucede con Los Escarabajos en el mundo.



Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. krtagnero dice:

    He visto a Esteban en los alrededores de Bogotá y sonrié cuando pedalea, eso es un buen síntoma, que gran ciclista será y por la entrevista parece ser un buen muchacho, ojalá la salud lo acompañe.

    Me gusta

  2. Gran ciclista, se nota que es humilde. le deseo lo mejor con este nuevo equipo y que nos traiga muchas mas alegrías, muchas gracias CADENILLA 🙂

    Me gusta

  3. Anónimo dice:

    SOY AMIGA DE EL Y SU FAMILIA…Y TANTO EL COMO SU HERMANO SON UNAS PROMESAS…..Y NI HABLEMOS DE SU MMA Y PAPA…EXCELENTES AMIGOS!!!

    Me gusta

  4. Anónimo dice:

    AYYY MI ESTEBITAN…NOS HAS HECHO PASAR POR UNAS….Q FRANCAMENTE…YO SOLO SUFRO…RIO… GRITO…. CUANDO TE VEO…SOLO ESPERO Q ESTE AÑO SEA MEJOR Q LOS ANTERIORES…..ERES UN DURO MI VIDA…DALE…..ADRY!!!

    Me gusta

  5. Anónimo dice:

    El Chavo es lo máximo, nos va a traer grandes noticias en su nuevo equipo, es todo un campeón, salir adelante con su lesión

    Me gusta

  6. Anónimo dice:

    Gracias por la entrevista . Es muy grato saber sobre grandes ciclistas colombianos .

    Me gusta

  7. Muy buen articulo, felicitaciones, deja conocer en detalle, la intimidad y verdadera realidad del cliclista

    Me gusta

  8. Orlando cuervo a dice:

    Este es el reflejo de la pujanza de nuestra raza, hombres con mucho talento que luchan bajo el sacrificio y la dureza de este deporte, felicitaciones por este logro y todos los días que vienen, le hacemos fuerza desde Colombia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s