A LA CONQUISTA DEL MONTE VENTOSO.

Azotado por el Mistral. Desprovisto de vegetación desde el siglo 12, víctima de los astilleros de Toulon. Se erige este coloso solitario. Escenario de gestas imposibles desde los tiempos de Petrarca, el Mont Ventoux ha sido un dramático telón de fondo del Tour de France desde 1951. Este año la Grand Boucle visitará de nuevo el gigante calvo.

image

Este monstruo de piedra caliza, coronado por la icónica antena de comunicación y el observatorio, alcanzó su fama, por siempre ligada a la carrera de bicicletas más dura del mundo, luego de la muerte del ciclista inglés, Tom Simpson en 1967.

image

El británico, destruido por la deshidratación y la exposición a las altas temperaturas, colapsó dos veces en el ascenso. La primera vez consiguió subirse de nuevo a la bicicleta y continuar, errático, hasta unos 500 metros de coronar el puerto, lugar en el que cayó muerto, sin siquiera sacar los pies de los pedales.

image

La historia de amor del tour de France con el Coloso de la Provence ha vivido ocho llegadas en alto y seis pasos de la caravana. Algunos de los más grandes nombres de la historia de las bielas, se han inscrito en su libro de visitantes: Jean Robic, Eddie Merckx, Raymond Poulidor, Marco Pantani, el defenestrado Lance Armstrong… Pero jamás un latinoamericano ha conseguido triunfar en sus rampas.

image

El Mont Ventoux, su nombre sinónimo del mejor ciclismo del mundo, tiene tres rutas que llevan a su cima. Ninguna fácil y dos imposibles para el resto de los mortales. En ese orden: Sault, Malucène y Bédoin.

image

Este año, mientras se cumple la centésima edición de la Ronda Gala, el Tour llegará nuevamente al Monte Ventoso. Será la decimo quinta etapa y se cumplirá un día antes de la segunda jornada de descanso. Una fracción cruel, de 242,5 kilómetros, cinco puertos de montaña, tres de 4ta, uno de 3ra, y la llegada en alto, al premio fuera de categoría en el Coloso. La ruta escogida: el ascenso desde Bédoin. La más difícil de las tres posibles.

image

Para los no iniciados, el porcentaje de pendiente se traduce, en grados sobre el plano, asumiendo que una rampa de 100% sería una pared vertical. Eso quiere decir que una pendiente al 10,5%, tiene una inclinación de 6 grados. Dicho lo anterior, aquí está el diagrama de una tortura de más de una hora, pedaleando sin cesar por 22 kilómetros, tras haber recorrido ya 220, y sufrido el calor inclemente del sur de Francia:

image

Al finalizar la etapa, los corredores habrán sumado 2,137.7 metros de escalada. No sorprende que Simpson haya muerto, que Merckx haya tenido que conectarse a una botella del oxígeno después de cruzar la meta, o que Pantani haya hecho sufrir a Armstrong.

Para terminar de calentar el banquete que nos daremos, aquí está el colombiano José Serpa hablando de este mítico puerto y anunciando cómo se dará la batalla.

Se hará historia con cada pedalada. Cada curva grabará un recuerdo imborrable, en la memoria de los cientos de miles de aficionados que se reunirán en las laderas lunares del monte, y de los cientos de millones que lo veremos por televisión. Algunas aspiraciones se verán frustradas, otras se reafirmarán. Muchos podrán apenas llegar. Será tal como ha sido siempre.

No olvide seguirnos en twitter: @LaCadenilla o en Facebook.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s